Videos

Loading...

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Vinculan otra vez a líneas de alta tensión con cáncer





Millonario estudio norteamericano sobre campos electromagnéticos
Vinculan otra vez a líneas de alta tensión con cáncer
Jueves 22 de agosto de 2002 Teresa Vera M.

Parece un cuento de nunca acabar. Pero los especialistas chilenos, tras repasar varios estudios, creen que algo hay.
Otra vez prometen humo blanco en el largo debate del tema de las líneas de alta tensión eléctrica y su incidencia en ciertos cánceres, como leucemia infantil y cáncer cerebral adulto, y abortos. Así al menos lo determinó un estudio -el más completo realizado hasta ahora- que relacionó este tipo de patologías con los campos electromagnéticos que nos rodean.
Y no es por nada, pero la investigación duró ocho años y costó siete millones de dólares que desembolsó la Comisión de Empresas de Servicios Públicos de California, en Estados Unidos.
Los especialistas chilenos reconocen incidencia, pero dicen que en materia de resultados “hay para todos los gustos con datos conflictivos”. Y dan cuenta de trabajos internacionales.
El oncólogo de la Corporación Nacional del Cáncer, José Miguel Reyes, hace mención al publicado en “New England Journal of Medicine”. “Este dice que no hay relación entre alta exposición y leucemia aguda linfoblástica en niños. Otros, -realizados en Canadá y Gran Bretaña- sobre cáncer de cerebro y leucemia aseguran que disminuyó cuando había alejamiento de las focos de alta tensión. Lo mismo un estudio italiano publicado en junio pasado”.
Aunque hay argumentos a favor y en contra, “el cáncer de leucemia ha aumentado considerablemente”, recalca Reyes. “En Estados Unidos se ha incrementado en 20 veces”, comenta el oncólogo. Dice que no se conocen las causas precisas, pero sí se le echa la culpa a la exposición a las líneas de alta tensión eléctrica.
En tanto, el neurofisiólogo, Ennio Vivaldi, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, agrega que “los resultados, sin lugar a dudas, son muy preocupantes porque el daño a la salud no es un efecto inmediato, como en el caso de una intoxicación”.
Hace mención a las variaciones electromagnéticas y el uso de celulares que los estudios han detectado efectos térmicos y biológicos, como alteraciones en las corrientes cerebrales.
Asimismo, otro estudio alemán apunta a que puede ser un factor desencadenante de la leucemia, cáncer linfático y otras enfermedades.
Lo peor, a juicio de Vivaldi, “es que los reales efectos en la salud se sabrán en muchos años más, cuando cobren un precio muy alto y sea muy tarde para hacer algo...”.
Y en los campos eléctricos y magnéticos de frecuencia baja y estáticos no sólo abarca a los tendidos de alta tensión y antenas transmisoras sino también a los microondas y las inocentes frazadas eléctricas, entre otros artefactos hogareños.

Cauto informe de la OMS

Un informe preliminar del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIRC) de la OMS, difundido en octubre del 2001, no estableció con claridad, ni seguridad, la relación entre la exposición prolongada a los campos electromagnéticos y el cáncer. La CIRC concluyó la primera etapa de un proceso de evaluación del riesgo para la salud humana de los llamados campos eléctricos y magnéticos de frecuencia extremadamente baja y estáticos (ELF). Las radiaciones de baja frecuencia son las líneas de distribución de energía eléctrica (alta tensión) y las de alta frecuencias, las emitidas por teléfonos celulares y antenas celulares. El informe de la OMS precisa que un estudio epidemiológico sobre la leucemia infantil, realizado conjuntamente con el Consejo de salud de los Países Bajos y un grupo de expertos del Consejo de Sanidad de protección contra Radiaciones del Reino Unido, ha permitido clasificar los campos ELF como “tal vez cancerígenos para el hombre”.


0 comentarios:

Publicar un comentario