Videos

Loading...

domingo, 25 de noviembre de 2012

Cáncer y contaminación magnética.





Cáncer y contaminación magnética.

La familia Ocampo presentó un recurso de amparo en la Justicia de Córdoba porque EPEC no quiere trasladar el transformador y la línea de media tensión de su vivienda. Tienen un hijo con leucemia y aseguran que la exposición a campos magnéticos de esa línea pone en riesgo la posibilidad de sobrevida del niño.

Por Rosana A. Guerra.
La familia Ocampo presentó un recurso de amparo en la Justicia Provincial de Córdoba para que la Empresa Provincial de Energía (EPEC) aleje en forma urgente de su casa un transformador y una línea de media tensión (13,2 kV). La vivienda se halla en el barrio Escobar de la ciudad de Córdoba. El transformador y la línea de media tensión generan un importante campo magnético en la vivienda, sobre todo en el área de juego de los tres niños de la familia y en la habitación del pequeño con leucemia. El médico del niño, Ricardo Ryser, explicó a la familia Ocampo que si bien la leucemia Linfoblástica Aguda “es de etiología desconocida” puede ser asociada con “la exposición de los padres a grandes dosis de radiación” y la acción de “benceno, otros agentes químicos, virus y la proximidad a líneas eléctricas”. Especializado en Hematología y formado en el Hospital Córdoba y en el Hospital Policlínico Universitario de Milán, en Italia, Ryser advirtió a los Ocampo que "debían evitar la exposición a todos esos factores" porque en caso contrario tenían que esperar "recaídas en su enfermedad". Antes de presentar el recurso de amparo, los Ocampo habían enviado cartas documentos a la EPEC solicitando el urgente traslado del transformador y la línea de media tensión. La empresa además de rechazar su pedido les ordenó "paralizar toda gestión o actividad que promuevan el desconcierto o la preocupación del público en general" e hizo “reservas de acciones legales por daños o perjuicios que por acción infundada u omisión pudiesen provocar a EPEC". Lo único que obtuvieron de la empresa de energía fue una rápida y poco metódica medición de campos magnéticos efectuada en su vivienda. Los Ocampo señalan que nunca tuvieron acceso en forma escrita a los resultados de las mediciones, y que el trato de EPEC fue en todo momento grosero y despectivo. El gerente Comercial de EPEC, Domingo Zmutt, les recomendó con ironía que si no querían tener campos magnéticos producidos por la energía eléctrica “deberían irse a vivir a una casa con velas".


0 comentarios:

Publicar un comentario